Perfil competencial

En estos siete puntos resumimos el perfil competencial que queremos lograr con nuestro alumnado:

 

1. Ha desarrollado la dimensión individual de la persona, como integración de la propia personalidad basada en el descubrimiento y potenciación de sus posibilidades físicomotoras, psicomotoras, intelectuales y afectivas, la profundización en la dimensión ética personal, la comprensión e integración de la sexualidad, el aprovechamiento de las propias cualidades y la aceptación de sus limitaciones y la integración de todo ello en un proyecto vital, coherente y constructivo.

 

2. Ha desarrollado la dimensión social de la persona, como integración progresiva en la colectividad humana, que le lleva a comprometerse responsable y solidariamente en la continua trasformación y

 

mejora de la misma, a través del conocimiento y comprensión de la realidad humana, capacidad de comunicarse con los demás, preparación profesional y humana, empatía y formación en la conciencia ética y social.

3. Ha desarrollado la dimensión trascendente de la persona, demostrando una apertura a lo religioso, basada en la visión cristiana de la persona, respetando a todo ser humano, sea cual sea su opción sobre lo religioso.

4. Ha optado personal y libremente por el seguimiento de Jesús de Nazaret en sus diversos aspectos: actitud orante, estilo de vida coherente, dedicación concreta a los demás, disponibilidad y corresponsabilidad en la creación del Reino a partir de una formación en cultura religiosa y en pedagogía de la experiencia cristiana.

5. Presenta una capacidad de comprensión, crítica y adaptación ante los cambios tecnológicos, sociales y económicos que le conecta a la realidad y le permite ordenar e interpretar las propuestas que recibe, a través del desarrollo de las competencias clave así como el acceso a las tecnologías hoy disponibles y al aprendizaje de las lenguas de nuestro entorno.

6. Conoce y valora su propia cultura y apuesta por la convivencia y mediación cultural donde la diversidad se percibe como una riqueza y no como una dificultad mediante el conocimiento de la diversidad de género, la diversidad de capacidades, de culturas, de lenguas y de religión.

7. Ha desarrollado, en el aula y más allá del horario escolar, el interés por el cuidado del medio ambiente, la creatividad, la libertad, el desarrollo intelectual y la adquisición de conocimientos, el descubrimiento de valores y la expresión corporal y el deporte.