Tres días compartiendo vida en nuestro albergue. Aprendiendo a escuchar, a perdonar y a ver con otros ojos. Hemos repasado nuestras vidas desde la infancia hasta el presente, nos hemos analizado a fondo para descubrir nuestras fortalezas y debilidades y hemos proyectado nuestro futuro sin olvidar que Jesús nos hace una oferta de vida plena.
“Acaso CREER no es escuchar la voz que viene del corazón?”

A %d blogueros les gusta esto: