Antonio nos ha dejado, se despide de nosotros después de una vida entregada a la misión de la Escuela Pía. Dejó huella en muchos sitios: Madrid, Chile, Pamplona, Orendain, Tolosa…y también Vitoria, dándose en el colegio y en la comunidad. No podemos más que sentirnos agradecidos de haber podido compartir este tiempo con él.

Mañana viernes 21 nos juntaremos en el colegio Calasanz de pamplona para celebrar su vida a las 18:00.

A %d blogueros les gusta esto: